Descubre el significado de los colores de tu flujo íntimo ¡No creerás el número 3!

Todas las mujeres, incluso las más pudorosas, tenemos que conocer nuestro cuerpo correctamente. Debemos aprender a revisar nuestras zonas más privadas para asegurarnos de que todo esté bien en ellas y que no presentemos síntomas de alguna enfermedad.

Anuncios

Por esto es importante que mantengamos un firme calendario de nuestra menstruación, para que sepamos siempre si hay algo mal en nuestro ciclo para que podamos visitar al ginecólogo y descubrir cuál es el problema. También tenemos que llevar a cabo frecuentes exámenes mamarios, para descartar la presencia de cualquier tipo de tumor o quiste en nuestros pechos.

Pero no sólo tienes que mantenerte a corriente respecto a estas cosas: tienes que estar muy consciente de los riesgos y los problemas que pueden estar haciéndose patentes y demostrando su existencia a través de tu flujo. El flujo se presenta por motivos diferentes, y tienes que saber cómo identificar el tipo de flujo que aparece en tu ropa interior, para que sepas cuándo es dañino y cuándo no.

Te explicaremos a continuación los ocho tipos de flujo diferentes que puedes estar presentando sin saberlo, y qué hacer en cada caso.

Anuncios

Los ocho flujos que puede producir tu sistema reproductivo

  1. Translúcido y escurridizo: este flujo se presenta cada vez que estás en la ovulación mensual. Si quieres tener relaciones con tu pareja, es imprescindible que usen preservativos a menos que, claro está, estén buscando tener un hijo.
  2. Presencia de mal olor: el flujo siempre tiene un olor característico, pero si ese olor se torna algo extraño tendrás que visitar al médico. A veces el olor no es más que sudor, y tendrás que limpiarte mejor, pero si no lo es, puede ser una señal de infección.
  3. Grisáceo: esta vez definitivamente debes ir al médico, pues es señal o de que hay algún objeto atascado en el conducto (desde papel a un tampón) o incluso de aborto o infección.
  4. Verde amarillento: en este caso, sí se trata de una infección y puede incluso tratarse de una enfermedad venérea que hayas contraído de tu pareja. Acude al ginecólogo cuanto antes, pues aún podrás tratar estas enfermedades cuando están en sus inicios.
  5. Con sangre o de color café: no es tan alarmante como puedes creer. A veces es señal de que estás a punto de menstruar, o de un óvulo fertilizado. De no ser ninguna de estas cosas, es recomendable visitar al médico.
  6. Grueso y con grumos: este tipo de flujo puede ser una señal de hongos e infecciones, pero no muy graves. Con usar cremas y baños íntimos es probable que puedas eliminar la complicación sin más problemas.
  7. Rosado: un flujo rosado es una señal de desnutrición o anemia, y tienes que acudir al médico para las indicaciones respectivas. También puede ser señal de problemas durante las relaciones, como excesiva fricción, o puede ser un sangrado por fecundación de óvulo que esté más diluido.
  8. Blanco: el flujo blanco puede ser normal, pero en grandes cantidades puede ser señal de que estás embarazada o de que hay algún tipo de infección. En ambos casos, visita al médico.

No importa cuál de todos estos tengas lo que realmente importa es que ahora que sabes su significado que hagas algo al respecto si no es de tu agrado.

Anuncios